Clases en redes sociales revoluciona la enseñanza virtual

EL HERALDO

GUÍA EDUCATIVA

Clases en redes sociales revoluciona la enseñanza virtual

Shutterstock
Sumario: 

Docente de la Fundación  Areandina ha reunido en un canal de YouTube el material de sus clases para acercar a sus estudiantes y a otros profesores a los beneficios de la educación virtual y a distancia.

Por:
fecha: 
Miércoles, Noviembre 23, 2016 - 10:30

Desde que Harold Álvarez Campos, ingeniero de sistemas y egresado ilustre de la Especialización en Informática y Telemática de la Fundación Universitaria del Área Andina, inició la docencia virtual, identificó los beneficios de las nuevas herramientas pedagógicas basadas en la tecnología. Por ese motivo, este tolimense decidió convertirse a los 42 años en un videobloguero para facilitar el aprendizaje de sus alumnos. El también doctor en Educación Tecnológica de la Atlantic International University y máster en Informática Educativa de la Universidad Tecnológica Metropolitana revolucionó las clases de sus estudiantes en modalidad virtual, al llevarlos a un nuevo espacio de aprendizaje en internet: un completo canal de YouTube. 

En esa nueva aula de clases, Álvarez ha reunido parte de su trabajo en la docencia y material propio para acercar a las personas al uso de la tecnología, sobre todo a aquellas que por la distancia y por sus demás obligaciones han encontrado en el aprendizaje virtual una solución inigualable para no suspender sus estudios.
Precisamente, el profesor ha seguido de cerca esta nueva tendencia en el país. Una demanda por programas virtuales de pregrado y posgrado que ha crecido en los últimos cinco años en un 500 %, al pasar de 12.000 estudiantes en 2010 a unos 65.000 en 2015, según cifras del Ministerio de la Educación. 
“Definitivamente, el estudio a distancia ha venido cogiendo auge en la medida en que, primero, los cursos de modalidad virtual han proliferado y, segundo, ofrecen la alternativa de que los estudiantes puedan desarrollar su trabajo conforme tengan la disponibilidad de tiempo y logren adaptarse a ese ritmo de estudio”, explicó  Álvarez, en referencia a que la oferta de programas virtuales se ha multiplicado por cuatro en el mismo periodo, pasando de 122 a 487 en todos los niveles formativos.
Este nuevo espacio educativo, se ha convertido en un lugar de discusión entre el profesor y sus estudiantes de la Fundación Universitaria del Área Andina, quienes proponen nuevos temas para que el maestro elabore nuevos contenidos en la nube. 
Se construyeron bajo esta dinámica que ha caracterizado su carrera profesional, con reconocimientos como la Medalla Almirante Padilla (2015), el Premio “Navega Nuestro Orgullo” (2014), la Medalla a la Eficiencia Naval (2013), la Medalla Servicios Distinguidos a la Escuela
Naval de Suboficiales (2010), en donde también es docente. 

Con la serie “Te enseñaré a las buenas”, Álvarez está plasmando en un libro la motivación académica mediante el impacto de las nuevas herramientas pedagógicas y cómo la educación virtual es una “excelente alternativa para poder desarrollarse en los tiempos en los que el
estudiante pueda hacerlo”. Precisamente, el docente destacó su experiencia como alumno de la especialización en Informática y Telemática de la Fundación Universitaria del Área Andina, una institución en donde “hay una gran cantidad de valores agregados que le permiten a los estudiantes obtener información multimedial y actualizada, además de contar con tutores las 24 horas a diferencia de otras instituciones”. 
Como clave del éxito, Álvarez destacó la necesidad de disciplina cuando se opta por este tipo de modalidad educativa, ya que “la flexibilidad en tiempos implica una parte de responsabilidad por parte del estudiante” que se verá representada en unas facilidades frente a la distancia, el dinero y la comodidad de estudio. 
“Cada reto conlleva unas responsabilidades que uno debe asumir y se presentan como una alternativa de capacitación y actualización para poder salir adelante frente a cualquier vicisitud que se presente en el acceso a los recursos”, explicó. 
Álvarez planea continuar con su trabajo en las redes sociales, gracias al amplio recibimiento que ha tenido de estudiantes y profesores, como mecanismo para revolucionar la enseñanza virtual ante el “auge que  está viviendo esta modalidad en el país” y el número creciente de estudiantes interesados que “pueden ahora planear su tiempo sin alejarse de sus metas profesionales”, aseguró. 

Además, se ha declarado un embajador de estas nuevas modalidades de aprendizaje basadas en internet, que, según dijo, instituciones como Areandina han impulsado con éxito durante los 32 años de existencia de esa institución educativa con sede principal en Bogotá, seccional en Pereira y Valledupar, además de 16 Centros de Servicio en todo el país, que ofrecen 9 posgrados y 6 pregrados en modalidad virtual.

Compartir: Facebook Twitter

UNIVERSIDADES

LO MÁS LEÍDO

Por:
fecha: 
Miércoles, Noviembre 23, 2016 - 10:30
Compartir: Facebook Twitter

Desde que Harold Álvarez Campos, ingeniero de sistemas y egresado ilustre de la Especialización en Informática y Telemática de la Fundación Universitaria del Área Andina, inició la docencia virtual, identificó los beneficios de las nuevas herramientas pedagógicas basadas en la tecnología. Por ese motivo, este tolimense decidió convertirse a los 42 años en un videobloguero para facilitar el aprendizaje de sus alumnos. El también doctor en Educación Tecnológica de la Atlantic International University y máster en Informática Educativa de la Universidad Tecnológica Metropolitana revolucionó las clases de sus estudiantes en modalidad virtual, al llevarlos a un nuevo espacio de aprendizaje en internet: un completo canal de YouTube. 

En esa nueva aula de clases, Álvarez ha reunido parte de su trabajo en la docencia y material propio para acercar a las personas al uso de la tecnología, sobre todo a aquellas que por la distancia y por sus demás obligaciones han encontrado en el aprendizaje virtual una solución inigualable para no suspender sus estudios.
Precisamente, el profesor ha seguido de cerca esta nueva tendencia en el país. Una demanda por programas virtuales de pregrado y posgrado que ha crecido en los últimos cinco años en un 500 %, al pasar de 12.000 estudiantes en 2010 a unos 65.000 en 2015, según cifras del Ministerio de la Educación. 
“Definitivamente, el estudio a distancia ha venido cogiendo auge en la medida en que, primero, los cursos de modalidad virtual han proliferado y, segundo, ofrecen la alternativa de que los estudiantes puedan desarrollar su trabajo conforme tengan la disponibilidad de tiempo y logren adaptarse a ese ritmo de estudio”, explicó  Álvarez, en referencia a que la oferta de programas virtuales se ha multiplicado por cuatro en el mismo periodo, pasando de 122 a 487 en todos los niveles formativos.
Este nuevo espacio educativo, se ha convertido en un lugar de discusión entre el profesor y sus estudiantes de la Fundación Universitaria del Área Andina, quienes proponen nuevos temas para que el maestro elabore nuevos contenidos en la nube. 
Se construyeron bajo esta dinámica que ha caracterizado su carrera profesional, con reconocimientos como la Medalla Almirante Padilla (2015), el Premio “Navega Nuestro Orgullo” (2014), la Medalla a la Eficiencia Naval (2013), la Medalla Servicios Distinguidos a la Escuela
Naval de Suboficiales (2010), en donde también es docente. 

Con la serie “Te enseñaré a las buenas”, Álvarez está plasmando en un libro la motivación académica mediante el impacto de las nuevas herramientas pedagógicas y cómo la educación virtual es una “excelente alternativa para poder desarrollarse en los tiempos en los que el
estudiante pueda hacerlo”. Precisamente, el docente destacó su experiencia como alumno de la especialización en Informática y Telemática de la Fundación Universitaria del Área Andina, una institución en donde “hay una gran cantidad de valores agregados que le permiten a los estudiantes obtener información multimedial y actualizada, además de contar con tutores las 24 horas a diferencia de otras instituciones”. 
Como clave del éxito, Álvarez destacó la necesidad de disciplina cuando se opta por este tipo de modalidad educativa, ya que “la flexibilidad en tiempos implica una parte de responsabilidad por parte del estudiante” que se verá representada en unas facilidades frente a la distancia, el dinero y la comodidad de estudio. 
“Cada reto conlleva unas responsabilidades que uno debe asumir y se presentan como una alternativa de capacitación y actualización para poder salir adelante frente a cualquier vicisitud que se presente en el acceso a los recursos”, explicó. 
Álvarez planea continuar con su trabajo en las redes sociales, gracias al amplio recibimiento que ha tenido de estudiantes y profesores, como mecanismo para revolucionar la enseñanza virtual ante el “auge que  está viviendo esta modalidad en el país” y el número creciente de estudiantes interesados que “pueden ahora planear su tiempo sin alejarse de sus metas profesionales”, aseguró. 

Además, se ha declarado un embajador de estas nuevas modalidades de aprendizaje basadas en internet, que, según dijo, instituciones como Areandina han impulsado con éxito durante los 32 años de existencia de esa institución educativa con sede principal en Bogotá, seccional en Pereira y Valledupar, además de 16 Centros de Servicio en todo el país, que ofrecen 9 posgrados y 6 pregrados en modalidad virtual.