Programas técnicos y tecnológicos también te llevan a ser profesional

EL HERALDO

GUÍA EDUCATIVA

Programas técnicos y tecnológicos también te llevan a ser profesional

Sumario: 

Además de una rápida inserción en el mundo laboral, estos programas de formación permiten alto nivel de competencias en el hacer y el saber.

Por:
Autor: 
Angélica Cano
fecha: 
Jueves, Noviembre 24, 2016 - 15:15

Estudiar en corto tiempo, con una formación especializada y práctica, en competencias y destrezas en un área específica, acceder más rápido al mercado laboral y tener la capacidad de dar soluciones prácticas y rápidas en su área de trabajo, son algunas de las muchas razones para elegir una carrera técnica o tecnológica. 
Así lo describe Hugo Santander García, rector de la Corporación Politécnico de la Costa Atlántica, al destacar que los costos de estos programas, entre otros, también facilitan al estudiante, de escasos recursos, la oportunidad de obtener un título universitario.
“Las carreras técnicas o tecnológicas, al ser de ciclos más cortos, ofrecen la posibilidad de que los costos del semestre sean más económicos, en comparación con la formación profesional”, explica.
Según el docente universitario, los egresados de estos programas, por su formación, han cobrado una enorme importancia en la industria nacional e internacional, y cuentan con un grado de adaptación y flexibilidad que les permite reaccionar a tiempo, ante situaciones de crisis de una empresa. 
“Piensan creativamente, poseen un alto grado de innovación, conocen perfectamente sus fortalezas y sus debilidades, son emprendedores, buscan el trabajo en equipo, tienen liderazgo colectivo y conocimientos globales”, detalla el rector. 
Santander destaca a la administración financiera, electrónica industrial, las telecomunicaciones, procesos industriales, exportaciones e importaciones, programación, y química y mantenimiento industrial, como los campos técnicos y tecnológicos con mayor demanda.

DE CERTIFICACIÓN LABORAL A TÍTULO PROFESIONAL
El también investigador en Bioquímica Hugo Santander agrega que para diferenciar una carrera técnica, de una tecnológica o una profesional, es necesario distinguir que un programa técnico laboral, que hace parte de la formación para el trabajo y desarrollo humano, no conduce a obtener un título sino una certificación laboral. 
Puntualiza que “los programas técnicos profesionales y tecnológicos, que hacen parte de la educación superior, sí conllevan al estudiante a alcanzar un título”. 
Olga Martínez Palmera, directora de programas técnicos y tecnológicos virtuales de la Universidad de la Costa –CUC–, especifica que mientras los programas técnicos enfatizan más en la práctica, en lo operativo y en el dominio de procedimientos técnicos por parte de los estudiantes, la formación tecnológica ofrece programas de formación en ocupaciones, en profesiones o disciplinas y de especialización. 
“Estos programas técnicos forman al estudiante para desarrollar trabajos muy específicos y generalmente duran de tres a cuatro semestres académicos y los de nivel tecnológico posibilitan el desarrollo de competencias relacionadas con la aplicación y práctica de
conocimientos en un conjunto de actividades laborales más complejas y de forma más autónoma, conlleva una carga académica más intensa y cuentan con una duración de entre cinco a seis semestres académicos académicos”, explica la docente.
Sobre los programas de nivel profesional universitario, Martínez precisa que estos exigen un nivel de autonomía más alto para desempeñarse en diferentes contextos y requieren de una fundamentación más teórica donde el y un mayor número de créditos estudiante pueda visualizar procesos, conceptualizar teorías, intervenir en procesos y participar en su diseño e innovación. 
Añade que “los profesionales universitarios tienen la responsabilidad de identificar, diseñar, desarrollar y aplicar nuevos procesos y métodos en el área del conocimiento en el cual se desempeñan”.
SABE R, HACE R Y DIRECCIONAR 
Para Milena Díaz Tayo, vicerrectora extensión Atlántico de la Fundación Tecnológica Antonio de Arévalo –Tecnar–, las carreras técnicas y tecnológicas son las más requeridas y en mayor escala por el sector productivo, porque tienen mayor posibilidad de empleabilidad.
“El técnico desarrolla habilidades en el hacer, el tecnólogo desarrolla competencias en saber y el hacer y el universitario es el nivel que le permite adquirir las competencias de direccionar procesos”, recalca. 
Entre tanto, teniendo en cuenta que la ley 30 de diciembre de 1992 confirma que “los campos de acción de la Educación Superior incluyen la técnica, la ciencia, la tecnología, las humanidades, el arte y la filosofía”, Hussein Jaafar Orfale, decano de la Facultad de Administración de Empresas del Itsa, reafirma que por esta ley, tanto el técnico como el tecnológico son concebidos de corte profesional.
Resalta que el Itsa como institución universitaria, por su modelo educativo, tiene una formación por ciclos propedéuticos, le permite formar a un mismo estudiante como técnico, tecnólogo y profesional universitario, otorgándole los tres títulos.
De acuerdo a estudios de firmas reclutadoras, el directivo universitario menciona el déficit que muchas empresas tienen en conseguir mano de obra calificada en áreas, exclusivamente, técnicas y tecnológicas.
“Cada vez es más difícil conseguir ese tipo de mano de obra especializada en competencias que necesita el sector productivo”, dice.

BECAS Y PREMIO A LA EXCELENCIA
Según estudios hechos por Combarranquilla, uno de los beneficios de las carreras técnicas es  que ofrecen la posibilidad de entrar al mercado laboral en corto tiempo (un año a un año y medio), para que los jóvenes puedan tener una fuente de ingreso y así mejorar su calidad de vida y la de sus familias.
El programa de Becas del Centro de Capacitación es uno de los programas que abanderan la educación en Combarranquilla, donde jóvenes afiliados que no superen los 19 años y sus padres devenguen menos de 4 salarios mínimos, tienen la oportunidad de ser uno de los
beneficiados con becas de estudios de Técnico laboral. “Estas Becas son pensadas para estimular el buen desempeño académico de los jóvenes. Para el 2017 la caja de compensación, tiene destinado aproximadamente $428 millones para la educación de sus afiliados, dándole la oportunidad a cerca de 400 jóvenes que puedan realizar estudios de técnico laboral”.
La Caja de Compensación también destaca la excelencia académica de sus jóvenes afiliados con el Premio a la Excelencia, que otorga computadores portátiles como herramienta fundamental para el desarrollo de los estudios superiores de los estudiantes destacados. El programa Beca Progreso, entrega Becas completas para estudios de pregrado en la Universidad del Norte, cubriendo también el estudio de la segunda lengua, ofreciéndole una oportunidad maravillosa de desarrollar sus carreras profesionales.

Estos profesionales ven la oportunidad de salir rápido al mundo laboral, producir sus propios recursos y continuar cualificándose.
Olga Martínez Palmera
Directiva Académica de la CUC

Nuestros programas antes de ser aprobados pasan por el proceso de formación del sector productivo, para formar personas que requiere el medio.
HUSSEIN JaAFAR ORFALE
Directivo Académico del ITSA

Creemos que la educación es la herramienta y la forma de superar barreras y tener la oportunidad de mejorar la calidad de vida. 
COMBA RRANQUILLA
Centro de Capacitación

Compartir: Facebook Twitter

UNIVERSIDADES

LO MÁS LEÍDO

Por:
Autor: 
Angélica Cano
fecha: 
Jueves, Noviembre 24, 2016 - 15:15
Compartir: Facebook Twitter

Estudiar en corto tiempo, con una formación especializada y práctica, en competencias y destrezas en un área específica, acceder más rápido al mercado laboral y tener la capacidad de dar soluciones prácticas y rápidas en su área de trabajo, son algunas de las muchas razones para elegir una carrera técnica o tecnológica. 
Así lo describe Hugo Santander García, rector de la Corporación Politécnico de la Costa Atlántica, al destacar que los costos de estos programas, entre otros, también facilitan al estudiante, de escasos recursos, la oportunidad de obtener un título universitario.
“Las carreras técnicas o tecnológicas, al ser de ciclos más cortos, ofrecen la posibilidad de que los costos del semestre sean más económicos, en comparación con la formación profesional”, explica.
Según el docente universitario, los egresados de estos programas, por su formación, han cobrado una enorme importancia en la industria nacional e internacional, y cuentan con un grado de adaptación y flexibilidad que les permite reaccionar a tiempo, ante situaciones de crisis de una empresa. 
“Piensan creativamente, poseen un alto grado de innovación, conocen perfectamente sus fortalezas y sus debilidades, son emprendedores, buscan el trabajo en equipo, tienen liderazgo colectivo y conocimientos globales”, detalla el rector. 
Santander destaca a la administración financiera, electrónica industrial, las telecomunicaciones, procesos industriales, exportaciones e importaciones, programación, y química y mantenimiento industrial, como los campos técnicos y tecnológicos con mayor demanda.

DE CERTIFICACIÓN LABORAL A TÍTULO PROFESIONAL
El también investigador en Bioquímica Hugo Santander agrega que para diferenciar una carrera técnica, de una tecnológica o una profesional, es necesario distinguir que un programa técnico laboral, que hace parte de la formación para el trabajo y desarrollo humano, no conduce a obtener un título sino una certificación laboral. 
Puntualiza que “los programas técnicos profesionales y tecnológicos, que hacen parte de la educación superior, sí conllevan al estudiante a alcanzar un título”. 
Olga Martínez Palmera, directora de programas técnicos y tecnológicos virtuales de la Universidad de la Costa –CUC–, especifica que mientras los programas técnicos enfatizan más en la práctica, en lo operativo y en el dominio de procedimientos técnicos por parte de los estudiantes, la formación tecnológica ofrece programas de formación en ocupaciones, en profesiones o disciplinas y de especialización. 
“Estos programas técnicos forman al estudiante para desarrollar trabajos muy específicos y generalmente duran de tres a cuatro semestres académicos y los de nivel tecnológico posibilitan el desarrollo de competencias relacionadas con la aplicación y práctica de
conocimientos en un conjunto de actividades laborales más complejas y de forma más autónoma, conlleva una carga académica más intensa y cuentan con una duración de entre cinco a seis semestres académicos académicos”, explica la docente.
Sobre los programas de nivel profesional universitario, Martínez precisa que estos exigen un nivel de autonomía más alto para desempeñarse en diferentes contextos y requieren de una fundamentación más teórica donde el y un mayor número de créditos estudiante pueda visualizar procesos, conceptualizar teorías, intervenir en procesos y participar en su diseño e innovación. 
Añade que “los profesionales universitarios tienen la responsabilidad de identificar, diseñar, desarrollar y aplicar nuevos procesos y métodos en el área del conocimiento en el cual se desempeñan”.
SABE R, HACE R Y DIRECCIONAR 
Para Milena Díaz Tayo, vicerrectora extensión Atlántico de la Fundación Tecnológica Antonio de Arévalo –Tecnar–, las carreras técnicas y tecnológicas son las más requeridas y en mayor escala por el sector productivo, porque tienen mayor posibilidad de empleabilidad.
“El técnico desarrolla habilidades en el hacer, el tecnólogo desarrolla competencias en saber y el hacer y el universitario es el nivel que le permite adquirir las competencias de direccionar procesos”, recalca. 
Entre tanto, teniendo en cuenta que la ley 30 de diciembre de 1992 confirma que “los campos de acción de la Educación Superior incluyen la técnica, la ciencia, la tecnología, las humanidades, el arte y la filosofía”, Hussein Jaafar Orfale, decano de la Facultad de Administración de Empresas del Itsa, reafirma que por esta ley, tanto el técnico como el tecnológico son concebidos de corte profesional.
Resalta que el Itsa como institución universitaria, por su modelo educativo, tiene una formación por ciclos propedéuticos, le permite formar a un mismo estudiante como técnico, tecnólogo y profesional universitario, otorgándole los tres títulos.
De acuerdo a estudios de firmas reclutadoras, el directivo universitario menciona el déficit que muchas empresas tienen en conseguir mano de obra calificada en áreas, exclusivamente, técnicas y tecnológicas.
“Cada vez es más difícil conseguir ese tipo de mano de obra especializada en competencias que necesita el sector productivo”, dice.

BECAS Y PREMIO A LA EXCELENCIA
Según estudios hechos por Combarranquilla, uno de los beneficios de las carreras técnicas es  que ofrecen la posibilidad de entrar al mercado laboral en corto tiempo (un año a un año y medio), para que los jóvenes puedan tener una fuente de ingreso y así mejorar su calidad de vida y la de sus familias.
El programa de Becas del Centro de Capacitación es uno de los programas que abanderan la educación en Combarranquilla, donde jóvenes afiliados que no superen los 19 años y sus padres devenguen menos de 4 salarios mínimos, tienen la oportunidad de ser uno de los
beneficiados con becas de estudios de Técnico laboral. “Estas Becas son pensadas para estimular el buen desempeño académico de los jóvenes. Para el 2017 la caja de compensación, tiene destinado aproximadamente $428 millones para la educación de sus afiliados, dándole la oportunidad a cerca de 400 jóvenes que puedan realizar estudios de técnico laboral”.
La Caja de Compensación también destaca la excelencia académica de sus jóvenes afiliados con el Premio a la Excelencia, que otorga computadores portátiles como herramienta fundamental para el desarrollo de los estudios superiores de los estudiantes destacados. El programa Beca Progreso, entrega Becas completas para estudios de pregrado en la Universidad del Norte, cubriendo también el estudio de la segunda lengua, ofreciéndole una oportunidad maravillosa de desarrollar sus carreras profesionales.

Estos profesionales ven la oportunidad de salir rápido al mundo laboral, producir sus propios recursos y continuar cualificándose.
Olga Martínez Palmera
Directiva Académica de la CUC

Nuestros programas antes de ser aprobados pasan por el proceso de formación del sector productivo, para formar personas que requiere el medio.
HUSSEIN JaAFAR ORFALE
Directivo Académico del ITSA

Creemos que la educación es la herramienta y la forma de superar barreras y tener la oportunidad de mejorar la calidad de vida. 
COMBA RRANQUILLA
Centro de Capacitación